A A A

Todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cerebro (Santiago Ramón y Cajal; Reglas y Consejos sobre Investigación Científica, Los tónicos de la voluntad, 1898,

18.06.2018

Menu Principal

Información y Enlaces

La supremacía de la Constitución

Constitución Española, composición de LiberlexLa supremacía de la Constitución (Gregorio Peces Barba, El País, 6 de diciembre de 2009)

Por obvias que parezcan las palabras del autor, conviene recordarlas en el trigésimo primer aniversario de la Constitución, porque en las últimas semanas se han dicho auténticos disparates desde el punto de vista del Derecho Constitucional.

De su artículo destacamos lo siguiente: “Resulta duro tener que recordar con frecuencia lo que debería ser obvio, pero esa necesidad se produce porque en nuestro país, como ya recordaba Fernando de los Ríos hace muchos años, falta respeto entre los ciudadanos, entre los políticos que representan a los poderes públicos, y también entre los medios de comunicación. En cuanto que se plantea un hecho difícil, una situación con zonas de penumbra, saltan las alarmas de las faltas de respeto. La decisión de abrir la reforma de los Estatutos antes de la reforma de la ley electoral y de la propia Constitución, en temas que no afectan ni modifican el gran consenso que la hizo posible, ha propiciado muchas salidas de tono. Denunciarlas es también contribuir al homenaje a la Constitución. Hay falta de respeto en todos los partidos catalanes de gobierno y de oposición que han presionado al Tribunal Constitucional, con malas formas; también en la prensa catalana, que con su editorial unitario, aunque no han sobrepasado los límites de la libertad de expresión, porque no han producido un claro y presente peligro de violencia, sí han señalado que una decisión de inconstitucionalidad sería faltar al respeto a Cataluña. Es un sofisma y una falacia monumental, poco oportuna e injustificada. También creo que ha faltado al respeto la ministra de Defensa cuando ha pedido al Partido Popular que retire su recurso. Tampoco parece oportuno en este momento la reiterada manifestación del presidente del Gobierno sobre la indudable constitucionalidad del Estatuto, que constituye también una presión, al menos objetiva. Déjese trabajar al Tribunal y respétese su decisión, sin perjuicio de la crítica técnica y académica sobre sus contenidos. Para mí, esta defensa contundente de la supremacía de la Constitución es el mejor homenaje en este 31º aniversario de su aprobación popular.”

   
 
Volver Arriba