A A A

No es infrecuente que en la aceptación de trabajos por parte de revistas pretendidamente científicas y editoriales influyan cuestiones alejadas de valoraciones objetivas y neutrales. Muchos trabajos son filtrados en función de criterios espurios; querencias, relaciones privilegiadas e intereses inconfesables, que a veces llevan a seleccionar trabajos mediocres y a dejar en la estacada a autores y obras dignas de elogio.

21.07.2017

Menu Principal

Información y Enlaces

Tribuna

Las tauromaquias como paradigma (Tomas-Ramón Fernández, El Mundo, 9 de marzo de 2009) 

El Sr. Chaves, presidente de la Junta de Andalucía, acaba de descubrir, con la inestimable ayuda de la ingrata experiencia sufrida por el ya ex ministro de Justicia Sr. Fernández Bermejo, y no ha tenido reparo en proclamar, lo que sin duda le honra porque no era fácil hacerlo desde su posición institucional, que es un auténtico disparate exigir a los aficionados a la caza que se provean por anticipado de 17 licencias, una por Comunidad Autónoma, si no quieren verse un día frente al dilema de tener que elegir entre rechazar una eventual invitación para disfrutar del hecho cinegético fuera del lugar de su residencia habitual o arrostrar el riesgo de ser sancionado y públicamente vilipendiado por cazar en el territorio de una Autonomía ajena sin la preceptiva licencia de ésta...

No se trata sólo de la licencia de caza del Sr. Fernández Bermejo. Son muchas cosas más. Lo fue hace unos años y lo sigue siendo el urbanismo, que en esta fase de autonomías a ultranza ha dado frutos tan poco ejemplares como el de Seseña. Y el escándalo de la insolidaria disputa por el agua, que no se permite que vaya a quien la necesita, aunque termine perdiéndose en el mar la que sobra. Y la violencia egoísta de la imposición en las escuelas contra viento y marea de las lenguas co-oficiales. Todo siempre en beneficio de los que mandan y de sus amigos, nunca en el del conjunto de la sociedad...

Las tauroautonomías a las que acabo de referirme son ejemplo, compendio y espejo de este desmadre general en el que ha venido a parar lo que con tanta ilusión se inició 30 años atrás... leer más
 

La legislación como progaganda (Aurelio Desdentado Bonete, Diario La Ley, Nº 7090, 2009)

 Al examinar, la Ley 20/2007, que aprueba el Estatuto del Trabajador Autónomo, el autor constata que algunas de sus normas responden a la nueva desviación que se produce cuando las leyes se utilizan como propaganda. De su artículo extractamos los siguientes párrafos:

 

Es ya un tópico afirmar que vivimos en plena crisis de la ley; una crisis que se manifiesta de muchas formas. En primer lugar, en el espectacular crecimiento de las disposiciones, que nos aplasta con una sucesión interminable de normas, que crea una sensación de improvisación y provisionalidad muy propia de las nuevas técnicas de legislación coyuntural. La ley se nos presenta así como un producto en gran medida efímero. Pero no se trata sólo de un desorden producido por el crecimiento cuantitativo de las normas. Se ha dicho también que estamos ante un Derecho que se está volviendo más «dúctil», más «manipulable», y en el que el ideal de justicia se separa de la ley, que tiende a convertirse en un mero instrumento de gestión. Esto puede ser más grave que el simple deterioro técnico de la ley. 

 

Recientemente está apareciendo otro fenómeno: el de la legislación simbólica o retórica. Se trata -ha dicho Alejandro Nieto- de la práctica cada vez más extendida de aprobar determinadas leyes para dar la sensación de que se está haciendo algo importante en relación con determinadas cuestiones de actualidad, cuando en realidad no se hace nada efectivo o se hace muy poco. La legislación aparece así como una forma de propaganda, mediante leyes vacías de contenido propiamente normativo, pero superpobladas de declaraciones de principios, de programas de acción, de buenos propósitos o de píos deseos. Algunas leyes, más o menos recientes, se inscriben en esta tendencia. Aparecen y brillan de pronto como un fuego fatuo; cumplen su función simbólico-propagandística en una determinada coyuntura y luego se desvanecen, dejando una estela de inconsistencia y de inanidad. 

 

¿Qué sentido tienen todos estos malabarismos? Pues, aunque pueda parecer lo contrario, tienen un sentido muy preciso que se explica en términos simbólicos. La ley surge con un título flamante y crea la ilusión de que se ha dado un enorme paso adelante en cuestiones que preocupan a la opinión pública. Puede que sea así o puede que no. Dependerá del porcentaje de normas ficticias en el texto total. Pero esta cuenta sólo la hacen quienes han leído y estudiado la norma, es decir, una minoría muy minoritaria. Para el resto es el efecto mediático el que cuenta. Y de esta forma el juego ilusionista puede cumplir su función con independencia del contenido normativo real. Si es así, la ley se habrá convertido en propaganda 

 

 

 Bolonia y los estudios del Derecho (El Mundo, 16 de diciembre de 2008)

…esta dimensión de la reforma nada tiene que ver con la entrega del diseño de las titulaciones y de los planes a las más de cincuenta Facultades españolas, es decir, a sus profesores y catedráticos y a sus descoloridos órganos de gobierno… Se suprimen asignaturas, se aumentan o se reducen horas lectivas en cambalaches de pasillos y en trueques de favores o en intercambio de venganzas. Así estamos y es bueno que lo sepan quienes me lean y viven al margen de este zoco.

Francisco Sosa Wagner denuncia el desaguisado (o quizá el “guiso”) que se está produciendo en la reforma de los planes de estudios de Derecho con el pretexto de las directrices de Bolonia y ello con el “silencio ominoso del Ministerio de Justicia y de los colegios profesionales, de abogados, de notarios etc., así como de las asociaciones de jueces y magistrados”. Leer más

 

La financiación y una ópera de Donizetti (Francisco Sosa Wagner, en El Mundo, 30 de enero de 2009)

Señala el autor que nuestro genio organizativo carece de fronteras que puedan apreciarse a simple vista. Esta observación, dice, se constata con el sistema que estamos inventando para la reforma de la financiación de las comunidades autónomas. “Hasta ahora, los Estados federales habían ensayado y practicado diversos modelos, pero tan original como La financiación y una ópera de Donizetti el nuestro no existe ejemplo en el Derecho comparado”.

 

Con esta introducción se refiere Francisco Sosa Wagner al ir y venir de los presidentes autonómicos al Palacio de la Moncloa y a la generosidad del presidente del Gobierno,  que recuerda, por querer contentar a todos,  “a la magnífica figura de Dulcamara de la ópera de Donizetti L´elisir d´amore, que contaba con un elixir para cada avería como ahora hay un fondo para cada necesidad”. Leer más
 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Fin >>

Página 9 de 18
 
Volver Arriba