A A A

El dinero de los contribuyentes ha de servir los ciudadanos en su conjunto, producir bienes colectivos y compensar las desigualdades, y no a grupos organizados para el disfrute de prebendas, ni a entidades o instituciones que no rinden cuentas y aportan a la sociedad mucho menos de lo que reciben, viviendo espléndidamente a base de mitos, falsas legitimidades y cuentos chinos  (E.S.I, 2013).

 

 

21.07.2017

Menu Principal

Información y Enlaces

El escándalo de sus Señorías

imagen del Parlamento Británico (Wikimedia.org)Laboristas, liberales, conservadores… Dinero aplicado a pagos de intereses por hipotecas de segundas residencias, o reclamado para pagar hipotecas fantasmas –ya se habían pagado-, pagos del servicio doméstico, gastos de mobiliario, joyas y reformas en propiedades particulares, gastos de comida para el perro, financiación de un apartamento en el que viven los hijos, gastos de difícil justificación cuando se trata de diputados elegidos por una circunscripción que está a menos de una hora en metro del Parlamento, confusión, a efectos fiscales, entre primeras y segundas residencias…

El escándalo del sistema de dietas de los parlamentarios británicos,  “MPs' expenses scandal”, como lo ha bautizado el Daily Telegraph, está provocando una caída de la intención de voto de los laboristas que no tiene precedentes. Pero las consecuencias provocadas por las revelaciones de dicho diario afectan a la credibilidad de los políticos británicos, tendrán consecuencias negativas para todos los partidos presentes en la Cámara de los Comunes y pondrán fin a un sistema de autorregulación y falto de transparencia, en el que algunos parlamentarios han podido aplicar dinero público, de los contribuyentes, a gastos particulares en sus hogares y otros destinos que tienen que ver con el mantenimiento de sus particulares estilos de vida.

 

Desde que Daily Telegraph y The Sunday Telegraph comenzaron a publicar noticias sobre el escándalo se han devuelto sumas percibidas improcedentemente y muchos parlamentarios han pedido perdón -aunque otros aportan excusas un tanto pueriles-, y han anunciado que no concurrirán en las próximas elecciones.

La lección positiva que puede sacarse de todo esto es que la sociedad británica tiene capacidad de reacción y que algunos periódicos y otros medios de comunicación tienen desarrollado el sentido de la decencia y profesionalidad, y conservan arrestos suficientes para difundir estas informaciones comprometedoras y nada gratas para partidos políticos y cargos electos, cumpliendo un papel fundamental en cualquier sistema democrático que lo sea de verdad.

Ha sido una dura batalla por la libertad de información y la transparencia: Ben Leapman, editor del diario The Sunday Telegraph formuló en abril de 2005 su primera queja al órgano competente de la Cámara de los Comunes por no suministrar  detalles de los gastos de de seis diputados (entre ellos Tony Blair y Lord Mandelson), cosa que hizo apelando a la Ley de libertad de información. Tras diversos intentos de mantener en secreto la información, alegando que había que proteger la privacidad, en mayo de 2008, la Justicia (“the High Court”) falló a favor de Leapman y otros dos periodistas -Heather Brooke y Jonathan Ungoed Thomas-. La Cámara de los Comunes anunció que haría una publicación restringida en julio de 2009. Sin embargo el Daily Telegraph y The Sunday Telegraph consiguieron la información completa de todos los diputados y comenzaron a publicarla con el resultado y las reacciones ya conocidos. Scotland Yard has announced that it has launched a preliminary inquiry, in conjunction with the Crown Prosecution Service, into complaints it has received about MPs. Ante la posibilidad de que el empleo de algunas de estas dietas pudiera constituir delito, Scotland Yard ha anunciado que ha abierto una investigación preliminar sobre las denuncias recibidas acerca de los parlamentarios, en colaboración con la Fiscalía de la Corona.

   
 
Volver Arriba