A A A

Si optas por Liberlex, has de saber que nuestra primera preocupación es transmitir ideas. El primer objetivo de los autores en Liberlex es lograr la satisfacción del espíritu. Dicho de otro modo, obtener la felicidad pasajera que produce la difusión de una creación intelectual propia, madura y libremente plasmada. Lo de las clasificaciones es otra historia. Tenemos en proyecto clasificar a lo clasificadores.

18.06.2021

Menu Principal

Información y Enlaces

Llorar es cosa de hombres y de campeones

Federer en el US Open 2006. Imagen en Wikipedia 

 Hemos podido ver otro gran partido de Nadal y su felicidad por conquistar el open de Australia, ganando una vez más, y ya son catorce, a Federer. Pero junto a la imagen del campeón alzando su trofeo pudimos ver otra más conmovedora y difícil de olvidar: ¿Why did Federer cry like a baby? Esta pregunta está dando la vuelta al mundo en Internet. Naturalmente, ya hay un video sobre el llanto de Federer en youtube. Es la imagen de las lagrimas del campeón suizo, que lo ha conseguido prácticamente todo desde el 2001.

En sus cálculos estaba, sin duda, ganar otra vez más el Abierto de Australia, y seguir haciendo historia, pero Rafa Nadal, con el que comenzó a tropezar en el Roland Garros de 2005. se le ha cruzado en el camino. Ambos acumulan una fortaleza física y mental envidiable; ambos tienen unas características prodigiosas para el tenis, pero Nadal le ha tomado la medida a Federer -incluso en superficies rápidas, que se le resistían hasta ahora-, y no dejó escapar la victoria.

 

No sabemos qué pasaba ayer por la cabeza de Federer tras caer derrotado ante Nadal. Es posible que la pregunta no tenga una respuesta fácil. Quizá la oportunidad perdida de ser el jugador que más títulos de grand slam haya ganado antes de cumplir los veintisiete años (Pete Sampras tiene catorce en su haber). Quizá la impotencia frente a Nadal, que le ha derrotado en las últimas seis finales de grand slam que han disputado. ¿Quién sabe? Es posible que pensara que con sólo veintiséis años comienza el declive de su extraordinaria carrera, ante el empuje de otros jugadores más jóvenes como el propio Nadal, Novak Djokovic, Tsonga, Del Potro…

 

Pero sea lo que sea, más bonita que la imagen del campeón en Melbourne alzando la copa es la de la llantera de Federer y el gesto de consuelo de Nadal, al que en su día también le tocará pasar por una situación parecida. Son, por encima de todo, dos campeones llenos de bondad y generosidad, que saben emocionarse y llorar, frente a tipos arrogantes e insensibles que, dentro y fuera del deporte, disfrutan de pequeños triunfos con cara infecta de toxina botulínica (botox), sonrisa marmórea y gesto de soberbia y mala leche; una máscara de falsa hombría -desenmascarada en verdad-, con la que transitan penosamente por el circuito de la vida.

 

Federer es capaz de llorar porque es, ante todo, una gran persona que colabora en proyectos humanitarios dedicando parte de su tiempo y dinero y prestando su imagen para remediar males que a todos nos debieran conmover (pobreza infantil, SIDA, maremoto del Índico…) ¿Why did Federer cry like a baby? Because men and champions cry too.

 

   
 
Volver Arriba