A A A

Liberlex facilita la publicación de trabajos valiosos, independientemente de la categoría profesional de su autor. En liberlex cuenta el autor y su obra. El trabajo de mérito, divulgativo, interesante, crítico y científico. Nada más y nada menos.

16.02.2019

Menu Principal

Información y Enlaces

ALIMENTOS PARA TODOS Y NO PROMESAS

Hace ahora dos a√Īos, cuando ya se hab√≠a consumido una d√©cada desde la Cumbre Mundial sobre la Alimentaci√≥n (Roma, 1996), el Director General de la FAO, Jacques Diouf, exhort√≥ a los l√≠deres mundiales a cumplir el compromiso adquirido en dicha Cumbre de reducir a la mitad el n√ļmero de personas que pasan hambre en el mundo para 2015.

¬†Resulta que en 2006 no se hab√≠a avanzado en esa direcci√≥n. El informe anual de la FAO advert√≠a entonces que en 2006 sufr√≠an hambre en los pa√≠ses en desarrollo m√°s personas que en 1996. Los datos dados a conocer el 9 de diciembre de 2008 inducen al pesimismo:¬†Las v√≠ctimas del hambre siguen creciendo; son ya novecientos sesenta y tres millones de personas (923¬†millones en 2007), y seg√ļn la FAO, la crisis econ√≥mica y financiera puede agravar a√ļn m√°s la cifra de victimas del hambre y la pobreza. Los datos presentados en el informe anual de la FAO, ‚ÄúEl estado de la inseguridad alimentaria en el mundo (SOFI 2008), son elocuentes.¬†

¬†Aunque se dice que los precios de los principales cereales han ca√≠do m√°s del 50% desde los m√°ximos alcanzados a principios de 2008, siguen estando muy altos en comparaci√≥n con a√Īos anteriores. No se act√ļa lo suficiente sobre las causas estructurales del hambre, ‚Äúcomo la falta de acceso a la tierra, cr√©dito o empleo, combinados con los altos precios de los alimentos‚ÄĚ.¬†

Pero hay otras razones, que se asocian a conflictos b√©licos y reg√≠menes totalitarios frente a los que la comunidad internacional no debe permanecer de brazos cruzados. De hecho, el informe subraya que ‚Äúla mayor parte del incremento de hambrientos ha tenido lugar en un √ļnico pa√≠s: la Rep√ļblica Democr√°tica del Congo, como resultado de un conflicto generalizado y persistente. El pa√≠s africano ha pasado de 11¬†millones de desnutridos (en 2003-05) a 43¬†millones, con una proporci√≥n sobre la poblaci√≥n total del 29 al 76¬†por ciento‚ÄĚ. Esto es sencillamente aterrador y todos tenemos un urgente compromiso que cumplir. ¬°Ya¬° sin esperar a 2015.¬†

Quiz√° sobran declaraciones de derechos y cumbres que por s√≠ mismas no garantizan nada. ¬ŅC√≥mo sigue sucediendo este drama tras el reconocimiento de la dignidad intr√≠nseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, que son la base de la justicia y la paz en el mundo seg√ļn el bello pre√°mbulo de la Declaraci√≥n Universal de Derechos Humanos? ¬Ņ Acaso hemos olvidado, como se dice en dicha Declaraci√≥n, que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad, y que se ha proclamado, como la aspiraci√≥n m√°s elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que el los seres humanos sean liberados del temor y de la miseria?. Urge, pues, multiplicar los fondos mundiales destinados a combatir el hambre y la pobreza; urge gestionarlos de modo transparente y eficaz para que sus efectos sean inmediatos y no se pierdan o desv√≠en en complicadas estructuras burocr√°ticas.

Lo que se necesitan son alimentos y no promesas, ni programas que nunca se cumplen. ¡Ya está bien¡ Pasemos de la palabra a la acción.    
   
 
Volver Arriba